Xx DeDoS mOjaDoS xX
miércoles, septiembre 27, 2006 Cita con la psicóloga

El otro día un tipo me trató de sexópata. Me dijo que era sucio, cochino y un cerdo por prestarle el culo al primer mino que me lo pidiera. Bueno, seamos realista, igual tengo un poco de dignidad y no se lo paso al primer weón. Mínimo el mino debe tener algún atractivo por ahí, no sé, lindos ojos, poto parado, paquete bien formado y que se vea comestible de lejos, ¡uff! no sigamos ya se me hizo agua la boca.
La cuestión es que este pelmazo hizo que considerada la pequeña y lejana idea, de que a lo mejor poseo alguna enfermedad, por lo que decidí acudir a la psicóloga de la universidad y plantearle mi preocupación.
Cuando entré la tipa me miro de pies a cabeza, con ojos lujuriosos, pasándose la lengua por los labios y se acomodó los lentes con los dedos. Me ordenó que me sentara y que le contara mi preocupación.
La cita fue más o menos así:

Piero: Estoy acá por un problema bien puntual. Quisiera saber si lo que estoy haciendo es un poco inusual y es síntoma de alguna enfermedad.
Lo que ocurre, es que en los últimos años, sobretodo en mis ratos de ocios, me baja una comezón hasta la boca del estómago y que luego, me empieza a generar ciertos cosquilleos en mi zona púbica. Es un ardor tan fuerte e incontrolable, que me domina, hace que me lance a la vida y me consiga urgentemente alguien con quien follar. Es algo que me supera, que me controla y que no se calma hasta que haya sido sexualmente saciado.
Doctora: ¿Qué siente en esas situaciones?
Piero: Creo que me gusta la euforia que siento en esos encuentros. Sólo tengo un pequeño problema de ansiedad.
Doctora: ¿Qué quieres decir?
Piero: Que la ansiedad me domina, no me deja tranquilo, no me deja dormir, necesito sentirme poderoso al momento de estar cogiendo con alguien, sentirme dueño de la persona y que se ponga a mis pies y haga todo lo que yo le diga. En cambio hay otras ocasiones, que esa ansiedad me hace comportar como alguien ingenuo, inocente, que no quiebra un huevo, por así decirlo, hacerme el virginal, todo con el fin único, de incitar a alguien para que caiga en mi redes, y poder estrujar hasta su última gota.
Me encanta sentirme deseado, cuando estoy con una sola persona me cuesta ser fiel, no me complace tener sexo solamente con un solo individuo, requiero el cuerpo de alguien más. Creo que eso no es necesariamente destructivo, hasta podría ser saludable.
Doctora: ¿Cómo es eso?
Piero: Tal vez no sea bueno para mí darme por completo a una persona. Esta es una manera de tener mi propia área privada, completamente separada. Quizá eso sea sano para mí.
Doctora: Una de mis especialidades es la adicción sexual, la que consiste en la sublimación de emociones que son demasiado dolorosas de enfrentar. Es la raíz de toda adicción, de verdad, pero en tu caso no es necesariamente aplicable.
Lo siento, pero no creo poder ayudarlo, porque usted no lo necesita. Veo que ha evolucionado más allá de la necesidad de terapia. De hecho lo admiro, porque si yo no tuviera una crianza católica- apostólica y no me inhibiera la estúpida idea de creer que el sexo es una acción pecaminosa y que Dios me va ha juzgar por ella, en estos momentos estaría cogiendo con el primero que pase, como una ramera alcohólica barata. Sinceramente lo admiro. Váyase, no tiene nada más que hacer.
Me levanté, estiré mi pantalón, me saqué el bóxer del poto y me fui.


Xx Piero xX

Posted by il Piero :: 9/27/2006 06:24:00 p.m. :: 0 comments

Post / Read Comments

---------------oOo---------------