Xx DeDoS mOjaDoS xX
sábado, diciembre 02, 2006 Un loco por Mary

El otro día llegué hambriento de la U. Lo único que quería era comerme un miembro y sentirlo como juega con mi lengua.
No sabía a quién recurrir, así que desesperado me metí al Chat gay y concerté una cita con un tipo que vivía relativamente cerca de mi casa.
Hice el ritual previo a los revolcones. Salí corriendo de la casa y me subí a la primera micro que me sirviera.
Llegué a unas poblaciones de lo peor, se notaba que era un mino humilde por el sector donde vivía. Eso no me importó, tengo una atracción hacia los flaytes, así que entre más chulo, mejor, más me caliento.
Saqué el papel donde había anota su dirección. Llegué a su casa, toqué el timbre y se asomó por la ventana. ¡Bingo!, era un chulazo de lo mejorcito. Morenito, alto, pantalones a medio culo, polera ancha, y un jockey puesto hacia atrás.
Cuando lo vi, el culo se me estremeció del hambre, y me pene se descontroló dentro de mis boxers.
Me invitó a pasar, me hice el tímido, el callado, el sumiso. El me agarró de la cintura, me acerca a su cuerpo, me queda mirando y me dice: “hace tiempo que quería comerme a un mino como tú”
Uff! con eso me mató. Que dedos, que pene, que lengua. Con esas palabras, el culo se me abrió de una. Empezamos a besarnos, su lengua se introdujo hasta el fondo de mi garganta, mientras yo se la succionaba como si se la fuera arrancar.
Le mordí los labios y se los tiraba como si estuviera desgarrando un pedazo de carne.
Me metió la mano en el pantalón y empezó a jugar con mi ano.
Nada de tonto y sin desperdiciar tiempo, le metí la mano en el calzoncillo y le agarré la corneta de una. Estaba dura, mojada, mis dedos quedaron húmedos, así que los saqué y me los chupé.
Lo empecé a masturbar y me hizo parar. Nos desnudamos en el living de su casa, tomó mi mano y me llevó al segundo piso.
Me empujó sobre su cama, abrió mis piernas, y me empezó a lamer el culo. No me gusta que metan su lengua por esos lados, primero me da cosquillas y me rió demasiado y segundo, me siento vulnerable y no me gusta perder las riendas de la situación.
Como lo veía muy entusiasmado ahí abajo, lo dejé, total, yo me entretenía viendo los dramas cebollas que mostraban en el “Pasiones” (la tele estaba prendida, okay!, nunca tan picante pa’ pedirle que encendiera el televisor pa’ ver esa wea)
Cuando me dejó el ano bien mojado me preguntó si había algún drama con que me penetrara. “¡Para nada, dale no mah, entra con gusto, estay en tu casa!” le dije mientras me acomodaba para recibir esa exquisita pieza de carne.
El mino quería metérmelo a cuero pelado, pero como soy un chico responsable que vela por mi salud, le dije que no había penetración sin condón.
Pa’ variar era de los típico minos que les gusta ponerlo y que nunca andan con preservativo, así que me tuve que levantar, sacar uno de mis pantalones y pasárselo.
No sabía muy bien como ponerlo, la wea se le resbalaba y no le achuntaba nunca. Novato tenía que ser. Espere un par de minutos pa’ ver si cachaba algo, pero no, tuve que darme el trabajo de agarrarle el pene con la mano, acomodarlo y empujarlo hacia adentro. Igual me dolió cuando me lo puso porque lo tenía medio grueso, pero la calentura me superó y lo aguanté todo.
Lo hicimos a lo misionero, me puse de guata, lo monté bien montado y después me senté simulando que él era una silla.
Cuando estaba a punto de acabar me dijo que tenía una fantasía. Le pregunté cual era, y me respondió que quería irse en mi cara.
Una vez una amiga me dijo que ella se esparcía el semen por las mejillas, porque le ayudaba a tonificar la piel y a botar las impurezas. Me dejé llevar por las ganas de recibir una buena limpieza de cutis, así que le dije que no había ningún problema, que me tirara todo el moco en la cara.
Me sacó el pene del culo, extrajo el condón y empezó a pajearse. Cuando noté que iba a eyacular, cerré los ojos y recibí sus fluidos, de la misma forma en que pongo la cara para sentir las gotas de lluvia.
Quedé con una máscara de semen que se esparcía lentamente por mis mejillas.
El tipo, en un acto de decencia me limpió los labios, la nariz y los párpados con una toalla.
Después de acabar, recogí mi ropa y entré al baño. Cuando me estaba vistiendo, me percaté que me había caído semen en la parte frontal de mi pelo.
Toda mi chasquilla se había levantado y estaba rígida. En un acto desesperado traté de bajarlo a la fuerza, pero era imposible. Mojé mi cabello, lo froté y fue peor, había creado una especie de pasta espumosa que se desparramaba por todas partes.
Finalmente se me ocurrió humedecer aún más mi pelo y presionarlo con la toalla. Por suerte pude bajarlo, pero me quedó aplastado, un lengüetazo de vaca.
Me fui lo más rápido a mi casa, lo malo que durante el trayecto y gracias al viento que corría, mi pelo volvió a levantarse.
Menos mal que vivo cerca de este individuo, y pude bañarme apenas llegué a mi casa.
Ahora lo he pesando mejor y he decido que nunca más voy aceptar que eyaculen en mi adorado rostro. Es rica la sensación de sentir que te tiren el moco y que este se chorreé, pero el papelón de andar con todo el cabello tieso, no se lo doy a nadie.

Xx Piero xX

Posted by il Piero :: 12/02/2006 11:17:00 p.m. :: 1 comments

Post / Read Comments

---------------oOo---------------